UA-33492895-1

[mc4wp_form id="5389"]

“El mejor oficio del mundo”

Ya lo dijo el Gabo: “El periodismo es el mejor oficio del mundo.” Es… en presente. Ni la tecnología, ni los políticos con ataques de ira contra la libertad de prensa, ni la maltrecha economía, ni las empresas inescrupulosas podrán estropearlo y mucho menos silenciarlo. Hoy, algunos hablan de retos. Yo prefiero enfocarme en las oportunidades.
Nuestra profesión se transformó. Ahora son claves las audiencias. El contenido es el rey. Por tanto, la rapidez con la que puede un ciudadano publicar en los medios sociales no es una amenaza para el periodismo. Al contrario. Obliga a quien quiere llamarse periodista, a profundizar, a ejercer el rigor y a procurar que la historia sea una de calidad. En otros tiempos, había más espacio para que reinara la mediocridad. ¡Hoy no! Es claro distinguir entre el periodista y el impostor.
Pero… ¿cuáles son las oportunidades? Si se cierra una puerta, probablemente la de la empresa periodística en la que trabajaste 15 ó 20 años, se podrán abrir unas cuantas y con mayores libertades. El periodismo independiente ha resurgido. Y en países de Europa y América Latina ha logrado calar hondo y ser una referencia importante. El periodista puede ser hoy su propio medio.
No obstante, ¿cómo podemos sacarle partido a lo que para muchos son verdugos del periodismo? Estoy convencida de que podremos evidenciar con acciones que: la tecnología puede ser nuestro mejor aliado; y, no recibiremos presiones de patronos que, temerosos por las pautas de anuncios, censuren o pretendan que los periodistas cuenten “medias verdades”.

El periodismo de hoy nos facilita, y casi nos obliga, a emprender. Impulsa el desarrollo de proyectos a profundidad con buen contenido enfocado en la solución de problemas del país o de un segmento de la audiencia. Ese buen periodismo que podemos ejercer promueve información corroborada y datos sin temor a la línea editorial de la empresa o los anunciantes que la auspician. Y no es excusa el dinero. Claro que es importante. Pero hay alternativas cada vez más accesibles para monetizar tu proyecto. Puedes optar por varios modelos de negocio: suscripción, auspicios, donativos, pautas y fondos federales (propuestas), entre otros. Es imperativo “salir de la caja”.
El esfuerzo debe ser coherente y es vital la solidaridad. Las organizaciones periodísticas y las universidades tienen que hacer frente común y convertirse en espacios en los que los periodistas emprendedores puedan encontrar apoyo y más importante aún, críticas constructivas que conviertan sus ideas en proyectos rentables y costo efectivos.
Tienes que atreverte. Puedes ser ejemplo para el país. La clase periodística tiene que empoderarse, y arriesgarse. Apostemos a un periodismo emprendedor. Los adelantos tecnológicos y el mercado ya no son lo que eran hace 10 años atrás. Es posible reinventarse y ser aún más feliz que lo que eras cuando tenías que seguir las instrucciones de la empresa que te contrató.
El periodismo y el país reclaman a los que ejercen la profesión con pasión, compromiso y convicción. Hoy, en tiempos de retos económicos, los ciudadanos necesitan de una prensa analítica, objetiva, creativa, puntillosa e incisiva. Una prensa capaz de brindar opciones y alternativas que sean soluciones reales a los problemas del país. Necesitamos una prensa proactiva y no reactiva.
Es imperioso que sigamos fortaleciendo y alzando la voz de las historias que edifican y dan un servicio al pueblo. No es aceptable claudicar ni callar. El periodismo vive… Vive en el que no tiene hogar. Vive en el desvalido. Vive en las minorías que el político corrupto quiere amedrentar. Vive en el que injustamente fue declarado culpable por un crimen que no cometió. Vive en tanta gente… Pero, sobretodo… Vive en ti y vive en mi. Sigamos en la batalla por un periodismo libre de ataduras y de ataques. Apuesta siempre al “mejor oficio del mundo”. ¡Qué viva el periodismo!

 

¡Adelante, siempre adelante!
signature
No tags

Share this article

No Comments Yet.

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *